La cantidad exacta de ejercicio que necesitas para mejorar tu memoria

El deporte y el ejercicio físico en general siempre han sido beneficiosos para el cuerpo: mejoran el rendimiento, el descanso y los distintos sistemas corporales. Es más, una rutina regular de ejercicios hará que nos sintamos mejor a todos los niveles. Ahora, además y según un estudio publicado por ScienceDirect, el deporte puede ayudar a agudizar y mejorar la memoria. La investigación ha demostrado que 15 minutos de transpiración pueden hacer que la retención de información aumente.

Esta es la primera vez que existe una evidencia científica de que hacer un ejercicio de cardio puede aumentar la eficiencia y la capacidad de que el cerebro potencie las conexiones y, por tanto, se pueda aprender una nueva habilidad tanto motora como mental. Los investigadores involucrados en el estudio tienen como objetivo que las personas que han sufrido pérdida de la capacidad motriz o de memoria por un accidente cerebrovascular, tengan un tiempo de recuperación mucho más rápido.

Para llevar a cabo el estudio, los expertos trabajaron con un grupo de participantes a los que se les presentó un ejercicio en el que debían utilizar un joystick para conectar imágenes de figuras geométricas. Después de realizar esto la mitad de los participantes descansó durante 15 minutos y la otra mitad realizó un ejercicio de cardio sobre una bicicleta estática durante el mismo tiempo. La última parte de este estudio trataba sobre volver a realizar el primer ejercicio con una ligera diferencia mientras los investigadores evaluaban simultáneamente la actividad cerebral. Aquellos que realizaron un ejercicio físico usaban mucho menos su capacidad mental mientras que los que descansaron se tuvieron que esforzar y tardaron más en completar la tarea.

La conclusión de los investigadores es que “el ejercicio físico hizo que las neuronas de los participantes realizaran las conexiones de manera más rápida y eficiente lo que les proporcionó una mejor retención de las habilidades necesarias para completar la tarea”. Si tienes que presentarte a un examen que llevas estudiando toda la semana pero no consigues memorizar alguna parte o si tienes que presentar un proyecto para la entrevista del trabajo de tus sueños y no puedes dejarte nada en el tintero: un pequeño calentamiento de saltos, sentadillas o flexiones durante 15 minutos que te haga sudar, te podría venir de perlas para que tu memoria no te juegue una mala pasada.

Eso sí, lo ideal es que tanto hacer ejercicio físico como ejercitar tu cabeza sean un par de rutinas más de tu día a día.

Deja un comentario